Las antenas de telefonía

23 07 2008

Lo que para muchos conspiranoicos son malvados aparatos de control mental, máquinas capaces de emitir energía orgónica de la muerte e incluso de controlar el clima, para el resto de los mortales son sencillas antenas de telefonía.

La gran línea que separa ambos conceptos sobre las antenas se llama cultura, y por desgracia algunos, aunque la tienen al alcance, la rechazan de pleno, naciendo entonces multitud de teorías pseudocientíficas sobre estos aparatos.

Pero, realmente, ¿Qué es una antena?

Una antena es un dispositivo capaz de emitir o recibir ondas electromagnéticas. Una antena transmisora transforma corrientes eléctricas en ondas electromagnéticas, y una receptora realiza la función inversa.

Por lo tanto, a grandes rasgos, una antena emisora emite ondas electromagnéticas, que la antena receptora recibe y “lee”.

Pero, ¿Qué es una onda electromagnética?

Una onda electromagnética es la forma de propagación de la radiación electromagnética a través del espacio, y sus aspectos teóricos están relacionados con la solución en forma de onda que admiten las ecuaciones de Maxwell.

A diferencia de las ondas mecánicas, las ondas electromagnéticas no necesitan de un medio material para propagarse.

Como cualquiera podrá observar, el hecho de que las ondas electromagnéticas no necesiten un medio material para desplazarse es una gran ventaja, ya que se pueden emitir y recibir desde el espacio, por ejemplo.

Entonces, no es dañino tener contínuamente radiación electromagnética, ondas que miden entre picómetros y decenas de miles de kilómetros?

La respuesta es un rotundo no.

La razón es muy sencilla. Con ondas electromagnéticas, sólo se puede modificar un cuerpo físico calentándolo, esto lo podemos apreciar muy bien en el caso de las microondas. La televisión por cable, el Bluetooth y las conexiones Wi-Fi usan microondas, aunque muy posiblemente la máquina más conocida que usa microondas es, precisamente, el microondas.

Mucho se ha especulado sobre la posible conexión de las antenas y los microondas con diferentes enfermedades, pero es absurdo. Dado que las microondas sólo pueden excitar als moléculas de agua para que se calienten, en el raro caso de que nuestro microondas tuviera fugas, lo máximo que nos podría pasar es que notáramos una sensación de calor, nada más. Las microondas no son capaces de las hazañas que algunos conspiranoicos les atribuyen.

Como apunte final, decir que, evidentemente, ninguna antena puede emitir el llamado orgón de la muerte, ya que no está ni probado que éste exista. Por extensión, el gifting de torres con dispositivos de orgonite no tiene ningún efecto sobre las torres, que siguen siendo igual de inofensivas antes y después del gifting.

Para rematar el asunto, algunos miembros del MAE dicen giftear antenas HAARP, cuando no hay en España ninguna instalación del proyecto. Según el MAE, estas antenas consiguen cotrolar mentalmente a la población, cambiar el clima y provocar catástrofes indecibles. Con casi total seguridad, estas supuestas antenas de HAARP les están proporcionando cobertura al móvil, curiosa paradoja.

Espero que con este artículo haya quedado claro el tema de las antenas de telefonía, radio y TV. Cualquier duda que pueda tener un lector, que la exprese vía e-mail o con un comentario.

Anuncios